Quico y Miguel, vecinos de Jiménez, son los artífices del belén en movimiento. Esta idea nació hace ocho años (1.994) a través de un concurso de belenes que promovió la asociación cultural “Jamuz”, y a la cual ambos cuñados concursaron. El resultado fue tan espléndido que se animaron al año siguiente a recrear nuevamente el belén en movimiento y lo ampliaron, ubicándolo en la cochera de su casa. Así ha sido a lo largo de estos años aprovechando más metros de la cochera, hasta ocuparla por completo, abriéndolo al público a lo largo de toda la navidad y el mes de enero. Las figuras, casas y demás elementos del belén están fabricadas por ellos, dotándolos a la mayoría de mecanismos para el movimiento, luces, etc. Las personas que se acercan al pueblo de Jiménez a visitar el Belén cada año es más numerosa, estimándose que estas últimas navidades lo hayan visitado más de 3.000 personas.