Cuando en 1976 un grupo de jóvenes tuvo la feliz idea de representar en vivo la pasión de Jesucristo, pocos podían imaginar que iba a perdurar y a consolidarse en el tiempo como una de las atracciones que más público congregan, amén de convertirse con los años en pionero de todos cuantos se representan en la provincia de León.

El Víacrucis viviente enlaza con el carácter comediante de las gentes de Jiménez de Jamuz. Muchas personas de los pueblos comarcanos y de toda la provincia acuden cada año a la plaza del pueblo al atardecer de cada Viernes Santo para contemplar sobre sus escenarios el prendimiento, juicio y condena de Jesús. Acto seguido se inicia el particular Viacrucis por las calles del pueblo y durante el trayecto van desarrollándose las distintas escenas (Caídas, encuentro con la Verónica, Simón de Cirene, etc). La participación de los vecinos de Jiménez es mayoritaria ya sea como actores o actrices o bien a nivel organizativo. Monográfico VíaCrucis